Blog

Desde lo hondo

Vida humana, vida divina

7 de septiembre de 2015 0 comentarios

Es frecuente en la liturgia y el devocionario cristiano pedir para nosotros participar de la vida divina. Expresiones como “Dios asumió la naturaleza humana para que nosotros participáramos de la naturaleza divina” son harto frecuentes. Explicación clásica de lo que es la gracia era mostrarla como participación de la naturaleza divina. Esto de querer ser Dios va en los genes humanos. En nuestra tradición judeocristiana es origen del mal en el mundo. Las religiones griegas y asiáticas ofrecen relatos de los intentos frustrados de diversos personajes de querer ser Dios. En ambos relatos Dios o los dioses castigan a quienes quieren ser como él/ellos. Lo más peculiar de la fe cristiana es que es Dios quien, por amor, se hace ser humano para elevar la condición humana: ¿hasta participar de la condición divina? En principio para salvar la condición humana de lo que la degrada. Jesús de Nazaret vive y proclama la dignidad de la condición humana. Esta condición humana tiene su realización más elevada en él: es “perfecto hombre y hombre perfecto”, como recuerda Gaudium et Spes. Somos sus seguidores en la medida que nos acercarnos a esa perfección humana. Nadie debe pretender desprenderse de la condición humana para ser, por ejemplo, un ángel. A esa perfección humana pertenece buscar la cercanía a Dios; pero desde la distancia, siendo lo que somos y no dejaremos de ser: seres humanos. Engrandecidos por Dios, por su gracia, su ayuda, por apuesta por la salvación…de nuestra condición humana. Salvación que consiste no en ser más de lo que somos, sino para ser hombres en su dimensión más elevada. Cierto es que nosotros con nuestros propios medios no avanzaríamos mucho, necesitamos la ayuda de Dios, pero, insisto, para ser o que somos, no más que lo que somos: hechos a imagen y semejanza de Dios, con una naturaleza que el mismo Dios asumió en Jesús para sí; y que él elevó a niveles máximos. ¡Qué más podemos querer! Nuestra oración, pues, ha de solicitar avanzar hacia la plenitud de esa vida humana que se manifestó en Jesús de Nazaret.


Comentarios
Hasta ahora se han publicado 0 comentarios. Déjenos también su opinión.

Deje su comentario:

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores del blog. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Su nombre:

Su comentario:


Enviar


Sobre el blog
El mercado, la prisa, el fluir…domina nuestras vidas. También la creación cultural y la verdad se encuentran afectados por la sucesión rápida, lo impactante…

Ver más

Sobre el autor
Juan José de León

Entre otras cosas es Director de la Escuela de Teología "Fray Bartolomé de las Casas" (Madrid). Acompaña espiritualmente comunidades religiosas a través de charlas y retiros...

Ver más

Normas del blog

Suscribirse a este blog Suscribirse a este blog
Suscribirse a los comentarios Suscribirse a los comentarios

Otros blogs
Cátedra de Prima Cátedra de Prima
de Editorial San Esteban/Facultad de Teología San Esteban


Últimos artículos
9 de junio
Ser "las afueras"
23 de mayo
Deseo y esperanza
11 de mayo
Razones y gritos
21 de abril
Posverdad y retórica
6 de abril
Corrupción
11 de marzo
Agua para todos
3 de marzo
El futuro de la Iglesia a treinta años vista
26 de febrero
Hablar, oír y entender
23 de febrero
Escribir o no escribir
13 de febrero
CUARESMA 2018


Histórico
2018
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011


Boletín

Apúntese y recibirá en su correo las últimas novedades de la Editorial:

Enviar
 

Revistas
Revista Archivo Dominicano
Revista Ciencia Tomista
Revista Estudios Filosóficos
Revista Vida Sobrenatural
 
Logotipo san esteban editorial
Teléfonos: (34) 923 264 781 / 923 215 000
Fax: (34) 923 265 480
E-mail:
Dirección: Plaza Concilio de Trento s/n, 37001 Salamanca, España
Dirección postal: Apartado 17, 37080 Salamanca, España