Blog

Desde lo hondo

El enemigo

21 de agosto de 2020 1 comentarios

El enemigo es el hombre. Y lo es cuando se hace próximo, más prójimo. Ningún animal, ninguna planta transmite el covid-19. No sucede así con otras enfermedades, que no las reglan, insectos, o perros…, o alguna planta… Las personas que viajan en un medio colectivo de transporte, son considerados enemigos potenciales. Para los compañeros de viaje y para quienes les van a recibir. Lo seguro es la soledad confinada. La misantropía es la actitud más sana. Para el enemigo “puente de plata”, l interesa que esté lejos. Se tiene miedo al otro. Y ¿qué se ha de decir del miedo?: ¿que “guarda la viña”, o que “es mal consejero”? Sin el otro no vivimos, ni siquiera somos. Porque somos esencialmente seres sociales. El otro lo necesito para ser yo. Y no lejos, sino lo más cerca posible. La misantropía destruye la “antropía”, o se la condición humana. Más aún al ser humano pertenece la filantropía. Sin amor al otro no hay ser humano. Aquí surge aporía: porque amo al otro me separo de él. La soledad que busco no es sólo para líbrame del otro, sino para librar al otro de mí. Y no necesito preguntarle si quiere librarse de mí. Pienso y respondo por él: quiere librarse. O sea que la misantropía se vuelve generosidad, pura filantropía. Paradojas que genera la situación singular que viene con el COVID 19.


Misterio y ser

12 de agosto de 2020 0 comentarios

Yo no sé muy bien a dónde voy, pero estoy segura de a dónde no quiero ir, apunta la presentadora televisiva. ¿A dónde no quiere ir?, le pregunta la periodista: Nunca se sabe, aclara la interpelada. Dice Mounier que la persona es la protesta del misterio. Lo de protesta viene al caso porque nuestro mundo, efecto de tantos progresos científicos, desprecia el misterio. Es protesta de afirmación. La persona, más allá del simple individuo o elemento de la raza humana, se reconoce en el misterio. En que es imposible que sea interpretada desde la ciencia. El misterio no es la muestra de la limitación del saber humano, sino el clamor de su grandeza, del saber y del ser. El misterio no es límite que amputa el deseo nunca satisfecho de saber, sino el que estimula ese deseo. Desde la perspectiva del ser: retirar al ser humano de lo misterioso es convertirlo en herramienta, en útil, en instrumento. Es reducir su ser y su saber. Nunca se sabe ni se llegará a conocer todo sobre el pasado, el presente y, por supuesto, sobre el futuro de todos y cada uno. Se puede prever más o menos acontecimientos, episodios; pero la textura íntima del ser, de donde surge el “adónde queremos ir o no ir”, cae fuera de la seguridad de las previsiones, de las ecuaciones. A eso lo llaman también libertad. Y lo es. Sin misterio no existe la libertad.


Ocio y negocio

4 de agosto de 2020 0 comentarios

He visto en la ciudad donde estoy una manifestación de protesta por las limitaciones que las autoridades han ordenado al llamado “ocio nocturno” para evitar contagios del Covid19. Los que se manifestaban eran asiduos al “ocio nocturno”, sino los que se dedicaban al “negocio nocturno”. Los romanos clásicos distinguían entre el otium y nec-otium. El ocio era el modo propio de vivir del ciudadano romano. El nec-otium era el propio de los que no alcanzaban esa ciudadanía. Al nec-otium pertenecían los trabajadores, que realizaban esos trabajos que se llamaban serviles, que algo tenían que ver con los siervos. Otros trabajos, que se llamaban liberales, sí los realizaban los ciudadanos romanos. (La Iglesia utilizó esos términos para distinguir los trabajos que se podían realizar en domingo de los que no se debían realizar, de acuerdo con el precepto dominical. Distinción obsoleta, que ya no se encuentra en el Catecismo). Los que reivindicaban el “ocio nocturno”, no eran, pues, los que disfrutaban de él, sino los que realizaban algo contrario al ocio, el negocio. Cicerón alaba el otium. Es tiempo de serenidad, de tranquilidad, sin el ajetreo que exigen los “negocios”. Pero, precisa, ha de ser otium cum dignitate (con dignidad). La dignidad ha de señalar cómo ha de ser el ocio: es lo que se ha de pensar en situaciones tan excepcionales como las de la pandemia. Ocio sí, con la dignidad que exige el respeto a la propia vida y a la ajena, a la salud.


Sobre el blog
El mercado, la prisa, el fluir…domina nuestras vidas. También la creación cultural y la verdad se encuentran afectados por la sucesión rápida, lo impactante…

Ver más

Sobre el autor
Juan José de León

Entre otras cosas es Director de la Escuela de Teología "Fray Bartolomé de las Casas" (Madrid). Acompaña espiritualmente comunidades religiosas a través de charlas y retiros...

Ver más

Normas del blog

Suscribirse a este blog Suscribirse a este blog
Suscribirse a los comentarios Suscribirse a los comentarios

Otros blogs
Cátedra de Prima Cátedra de Prima
de Editorial San Esteban/Facultad de Teología San Esteban


Últimos artículos
18 de septiembre
Ser humildes
21 de agosto
El enemigo
12 de agosto
Misterio y ser
4 de agosto
Ocio y negocio
15 de julio
EL MIEDO
6 de julio
¿NUEVA NORMALIDAD?
28 de junio
Bulos y libertad de expresión
19 de junio
La "nueva normalidad"
14 de junio
BABIECA Y ROCINANTE
11 de junio
Primum vivere deinde philosophari


Histórico
2020
2019
2018
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011


Boletín

Apúntese y recibirá en su correo las últimas novedades de la Editorial:

Enviar
 

Revistas
Revista Archivo Dominicano
Revista Ciencia Tomista
Revista Estudios Filosóficos
Revista Vida Sobrenatural
 
Logotipo san esteban editorial
Teléfonos: (34) 923 264 781 / 923 215 000
Fax: (34) 923 265 480
E-mail:
Dirección: Plaza Concilio de Trento s/n, 37001 Salamanca, España
Dirección postal: Apartado 17, 37080 Salamanca, España