Blog

Desde lo hondo

El mandamiento del amor y el delito de odio

1 de noviembre de 2021 0 comentarios

El interior del ser humano es sagrado. Es decir, no está bajo ninguna ley humana civil o eclesiástica. “De intentionibus non judicat Ecclesia (La Iglesia no juzga las intenciones). Es campo reservado a Dios y al propio sujeto. El amor, que reside y constituye lo íntimo del ser humano. solo lo puede ordenar, mandar y juzgar Dios, que penetra las entrañas del ser. Y lo mismo hemos de decir del desamor y del odio. Las manifestaciones que se entienden como de amor o de odio sí pertenecen a la consideración y juicio humano. Es adonde llegan los jueces humanos civiles o eclesiásticos: a las manifestaciones de lo que se supone que brota del amor o del odio. Cuando Dios “manda” el amor como primer mandamiento, lo que manda es que el ser humano sea humano, desarrolle los más definitorio, junto con la búsqueda de la verdad, de la condición humana. Por ello el amor más que algo mandado, que hay que cumplir porque está mandado, es una exigencia de nuestra condición humana, de quien la creó, de quien la redimió. Es la fragilidad mental, la pereza, pulsiones que desde dentro y desde fuera sufre el ser humano, que llevan al olvido de esa exigencia de su ser, lo que exige que se le recuerde de un modo imperioso: como mandamiento. Que sea un mandamiento que hay que cumplir, pues, no es la razón original para amar; la razón es que el ser ha de buscar su perfección, como decía los filósofos clásicos; el ser humano la suya; y esta consiste en desarrollar la capacidad afectiva hacia lo que merece ser amado, lo bueno. El amor al prójimo. Los judíos necesitaban saber que era mandamiento de Dios que como a Él había que amar a los seres humanos. Les tenía que costar juntar a Dios y al ser humano en un mismo amor, cuando a la esencia de su concepto de Dios pertenecía la infinita distancia entre ambos. La fe cristiana, por el contrario, se apoya en que el mismo Dios asumió nuestra naturaleza. Nuestra naturaleza es de Dios también. Amar a Dios es amar a quien asumió hacerse humano, es amar lo humano. Su existencia humana fue desde el inicio hasta el fin un producto de su amor al ser humano.


Sobre el blog
El mercado, la prisa, el fluir…domina nuestras vidas. También la creación cultural y la verdad se encuentran afectados por la sucesión rápida, lo impactante…

Ver más

Sobre el autor
Juan José de León

Entre otras cosas es Director de la Escuela de Teología "Fray Bartolomé de las Casas" (Madrid). Acompaña espiritualmente comunidades religiosas a través de charlas y retiros...

Ver más

Normas del blog

Suscribirse a este blog Suscribirse a este blog
Suscribirse a los comentarios Suscribirse a los comentarios

Otros blogs
Cátedra de Prima Cátedra de Prima
de Editorial San Esteban/Facultad de Teología San Esteban


Últimos artículos
3 de diciembre
El Sínodo
2 de diciembre
Luces en la ciudad
1 de noviembre
El mandamiento del amor y el delito de odio
2 de octubre
Pedir perdón
10 de julio
Sencillez-simplicidad; idea-imagen; sentimiento-emoción; escuchar-hablar…
7 de mayo
¿Absurda toda religión?
21 de abril
La fuerza de la razón y el fuego del amor
26 de marzo
Semana santa sin sentidos
5 de marzo
Realización personal
26 de febrero
Rebosantes de noticias


Histórico
2021
2020
2019
2018
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011


Boletín

Apúntese y recibirá en su correo las últimas novedades de la Editorial:

Enviar
 

Revistas
Revista Archivo Dominicano
Revista Ciencia Tomista
Revista Estudios Filosóficos
Revista Vida Sobrenatural
 
Logotipo san esteban editorial
Teléfonos: (34) 923 264 781 / 923 215 000
Fax: (34) 923 265 480
E-mail:
Dirección: Plaza Concilio de Trento s/n, 37001 Salamanca, España
Dirección postal: Apartado 17, 37080 Salamanca, España