Blog

Desde lo hondo

Chapado a la antigua

21 de septiembre de 2019 1 comentarios

El alcalde de una ciudad española, que ha cumplido los setenta años, oye del periodista que le entrevista que se le reprocha porque estaba “chapado a la antigua”. Él lo reconoce: es lógico, dada mi edad. No sería lógico que fueran jóvenes los que “estuvieran “chapados a la antigua”. La expresión no deja de ser curiosa. La chapa es lo periférico, lo que cubre lo que hay. Los automóviles han cambiado la chapa. Antes era sólida, consistente, y ofrecía seguridad. Ahora es más liviana. Eso permite que el automóvil con la misma potencia se mueva mejor, y obedezca con más prontitud a lo que se pide de él: ha reducido la inercia. Pero protege menos en caso de choques. Sufre más la chapa y protege menos el interior del vehículo y a los que lo están utilizando. Es menos seguro. Está chapado, no “a la antigua”, sino a la “moderna”. Lo consistente, lo que ofrece más seguridad ha dejado paso a lo liviano, menos seguro, pero más ágil, más rápido..., y también más fácil de reponer, de enmendar desperfectos. ¿Vale eso para la vida? ¿Sirve para que nos preocupemos de qué buscamos: consistencia, seguridad, o más bien ligereza en el peso del vivir y en la velocidad a que se vive, aunque los choques vitales lleguen más al fondo, no se queden solo en la “chapa”? Y si nos da por ahondar más sobre la expresión: pasar de lo antiguo a lo moderno ¿es sólo cambiar la chapa: la apariencia, lo visible; o es ver y entender la vida de manera distinta y situarnos de modo distinto ante ella? ¿El aprendizaje del vivir va a ser solo cuestión de acomodar la chapa o hay que atender al motor, el móvil esencial de la existencia de cada uno, y al volante que nos ayuda a dirigirla bien? El tiempo se encarga de cambiar la chapa. Nosotros tenemos la responsabilidad de cambiar lo que nos mueve a seguir viviendo, y de preocuparnos de cómo hemos conducirnos en la vida, cómo tomar las curvas, cuándo habrá que frenar o acelerar, quizás aparcar; a qué velocidad hemos de movernos; y cómo acometer las reparaciones que sean necesarias, más que de chapa, del motor.


Comentarios
Hasta ahora se han publicado 1 comentarios. Déjenos también su opinión.

Anónimo 2 de octubre a las 16:14

El hombre artificial el que está sometido a las tiranías del "yo", está siempre vuelto hacia fuera, obsesionado por quedar bien, por causar buena impresión por el vaivén de estos avatares sufre, teme y se estremece.
La vanidad y el egoísmo atan al hombre a una existencia dolorosa, haciéndolo esclavo de los caprichos del "yo".
 En cambio el hombre desposeido del  es un hombre esencialmente hacia dentro. Como ya se convenció del que él  "yo"es una mentira, le tiene sin cuidado lo que digan o piensen  en  referencia a un "yo" que él sabe que no existe. Por eso, vive desligado de las preocupaciones artificial en una gozosa interioridad.
A pesar de vivir entre las  cosas y los acontecimientos su morada está en el reino de la serenidad.
Gracias.

 

Deje su comentario:

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores del blog. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Su nombre:

Su comentario:


Enviar


Sobre el blog
El mercado, la prisa, el fluir…domina nuestras vidas. También la creación cultural y la verdad se encuentran afectados por la sucesión rápida, lo impactante…

Ver más

Sobre el autor
Juan José de León

Entre otras cosas es Director de la Escuela de Teología "Fray Bartolomé de las Casas" (Madrid). Acompaña espiritualmente comunidades religiosas a través de charlas y retiros...

Ver más

Normas del blog

Suscribirse a este blog Suscribirse a este blog
Suscribirse a los comentarios Suscribirse a los comentarios

Otros blogs
Cátedra de Prima Cátedra de Prima
de Editorial San Esteban/Facultad de Teología San Esteban


Últimos artículos
12 de octubre
ADORAR
21 de septiembre
Chapado a la antigua
19 de septiembre
Comienzo de curso
21 de agosto
FUNDAMENTALISMO. RELATIVISMO
2 de agosto
Día de alegría
8 de julio
La cultura de la queja
24 de mayo
¿Respuesta a todas las peguntas?
22 de mayo
Ocurrencias y posturas
19 de mayo
Una posverdad
25 de abril
FE EN LA RESURRECCIÓN DE JESÚS


Histórico
2019
2018
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011


Boletín

Apúntese y recibirá en su correo las últimas novedades de la Editorial:

Enviar
 

Revistas
Revista Archivo Dominicano
Revista Ciencia Tomista
Revista Estudios Filosóficos
Revista Vida Sobrenatural
 
Logotipo san esteban editorial
Teléfonos: (34) 923 264 781 / 923 215 000
Fax: (34) 923 265 480
E-mail:
Dirección: Plaza Concilio de Trento s/n, 37001 Salamanca, España
Dirección postal: Apartado 17, 37080 Salamanca, España